NANO, la controversia.

Para realizar este artículo me he basado en la directiva cosmética europea (EC) No 1223/2009 (a partir del 2013) que puedes encontrar en enlaces. Próximamente, colocaré un artículo acerca de la regulación americana de medicinas y alimentos por la Administración de Alimentos y Medicamentos (Food and Drug Administration) y de algunas regulaciones latinoamericanas.

Nano (n) implica que es la milmillonésima parte de la medida, así: 1nm = 0,000000001 m = 1*10-9 m.

Imagínate que un nanómetro es la partecita que da al dividir el grosor de un pelo adulto humano entre cien mil o si lo prefieres, el grosor de un pelo adulto humano es aproximadamente cien mil nanómetros.

La nanotecnología es un disciplina que está a cargo de la caracterización y síntesis de capas, partículas o coloides (sustancias compuestas por material particulado disperso y estabilizado en otro líquido, en el cual no se disuelve) en el rango de 1 a 1000nm, aproximadamente (Espera próximo articulo acerca de coloides).

En la figura adjunta puedes observar una nanoente, en este caso, nanocebollitas, es decir nanopartículas con forma de cebollitas compuestas de nanocapas de Gadolinium encrustadas en poliacrilato de butilo que sinteticé en el laboratorio durante mi tesis doctoral. Como ves el término nanoentes (nanoanything) implica que existen muchas clases de materiales nanométricos tales como nanotubos, nanocilindros, nanoreactores, nanoelipsoides, nanomáquinas, nanorratones, etc.

particulagadolinio1          particulagadolinio2

Figura 1. Novedosas nanopartículas poliméricas que contienen Gadolinium en sus nanocapas tomadas personalmente durante mi tesis doctoral,  y cuñadas con el nombre de nano onions o nanocebollitas.[1]

Para la Comisión Europea, un nanomaterial es un material insoluble de una o más dimensiones ingeniado en la escala que va desde 1 hasta 100nm.

Se ha venido generando mucha controversia por el uso de nanomateriales, en particular dióxido de titanio en forma nanoparticulada, en cosméticos. Se teme por la seguridad de su uso y los posibles riesgos para la salud. Es así como abundan los artículos que están a favor o en contra del uso de nanos en cosmética. Monteiro-Riviere[2] et al., utilizando cremas de protección solar que contenían dióxidos de titanio y óxidos de zinc en vivo con piel porcina y en vitro, afirman que el traspaso en la epidermis es mínima y la absorción en el cuerpo no fue detectado, incluso si la piel ha sido previamente quemada por el sol. Así mismo, Filipe[3] et al. afirman que la capa córnea, capa más exterior de la epidermis (ver próximo articulo acerca de la piel) es una barrera efectiva para la absorción de nanopartículas.

Sin embargo, Wu et al.[4], en su estudio basado en nanopartículas de óxido de titanio en ratones calvos y piel porcina afirmaron que estas partículas pueden poner en alto riesgo la salud humana después de exposición por prolongado tiempo porque penetran la piel y pueden alcanzar diferentes órganos. Inmediatamente después de publicarse este artículo, Jonatis[5] et al. señalaron sus preocupaciones por las afirmaciones de Wu et al. y la importancia de ser precisos y asertivos en la comunicación científica.

Este es sólo un ejemplo de la controversia generada por la nanotecnología, pero en la literatura científica se encuentra numerables casos y estudios efectuados con diferentes tipos de animales.

Afortunadamente, en Europa tenemos una regulación que esperamos que sea lo suficientemente transparente y sin ningún tipo de influencias exteriores con el único objetivo de asegurar el bienestar del consumidor. La directiva cosmética (EC) No 1223/2009 (a partir del 2013) establece que el productor o importador tiene que evaluar la seguridad del producto antes de lanzarlo en el mercado (vea enlace la página). Esto se vigila o audita por las autoridades competentes de cada país de forma aleatoria. La seguridad de un producto cosmético se evalúa de acuerdo con la seguridad de los ingredientes como en el caso de la comida. Para eso hay una lista de ingredientes como colorantes, preservantes y filtros ultravioleta permitidos y prohibidos en los cosméticos europeos basada en estudios de toxicidad hechos aún con ratas y ratones ya que todavía son irremplazables por otro tipo de estudios a pesar de que los estudios con animales están restringidos en cosmética.[6] (Ver próximo artículo sobre estudios con animales en cosmética)

Específicamente en el caso de nanomateriales nuevos o ya aprobados se debe notificar e identificar de forma exhaustiva y de acuerdo con la guía de evaluación del riesgo de nanomateriales en cosmética seis meses antes de su puesta en el mercado.[7] Una vez recogida toda esta información el comité científico de seguridad de los consumidores (CCSC) haría la evaluación del riesgo.

En el caso de nanopartículas de dióxido de titanio, el CCSC confirma o afirma con base en muchos experimentos que el uso de dióxido de titanio en forma nano no posee ningún riesgo para la salud después de su aplicación en piel sana, intacta o quemada por el sol. Es decir, las nanopartículas no pueden penetrar las células de la piel humana y solo se quedan en la superficie. Sin embargo, si se usa como polvo o spray, esta consideración no es aplicable. Esto sólo se aplica a los óxidos de titanio regulados hasta el momento, pero puede ser aplicado para otros similares.[8]

Para diferenciar entre una formulación sin y con nanopartículas el término nano debe aparecer visiblemente en los ingredientes después del compuesto y entre paréntesis, dióxido de titanio(nano).

Sí temes untarte nanopartículas en tu piel, seguramente te privarás de sus propiedades, pero de cualquier manera tienes que protegerte porque de lo contrario es más probable que te mueras de cáncer de piel que de algún factible efecto tóxico de las susodichas nanopartículas.


[1]Liliana Ramírez, Superpara- and paramagnetic polymer colloids by miniemulsion processes, tesis doctoral presentada a la Faculdad de Matemáticas y Ciencias de la Universidad de Potsdam (Alemania), 2004.

[2] Monteiro-Riviere NA, Wiench K, Landsiedel R, Schulte S, Inman AO, Riviere JE. Safety evaluation of sunscreen formulations containing titanium dioxide and zinc oxide nanoparticles in UVB sunburned skin: an in vitro and in vivo study. Toxicol Sci. 2011 Sep;123(1):264-80

[3] Filipe P, Silva JN, Silva R, Cirne de Castro JL, Marques Gomes M, Alves LC, Santus R, Pinheiro T.Stratum corneum is an effective barrier to TiO2 and ZnO nanoparticle percutaneous absorption.Skin Pharmacol Physiol. 2009;22(5):266-75. Epub 2009 Aug 18.

[4] Wu J, Liu W, Xue C, Zhou S, Lan F, Bi L, Xu H, Yang X, Zeng FD, Toxicity and penetration of TiO2 nanoparticles in hairless mice and porcine skin after subchronic dermal exposure. Toxicol Lett. 2009 Dec 1;191(1):1-8. Epub 2009 Jun 6.

[5] Jonaitis TS, Card JW, Magnuson B., Concerns regarding nano-sized titanium dioxide dermal penetration and toxicity study. Toxicol Lett. 2010 Feb 1;192(2):268-9. doi: 10.1016/j.toxlet.2009.10.007. Epub 2009 Oct 28.

[6]http://ec.europa.eu/health/scientific_committees/consumer_safety/docs/sccs_s_006.pdf

[7]http://ec.europa.eu/health/scientific_committees/consumer_safety/docs/sccs_s_005.pdf

[8] Opinion on Titanium Dioxide (nano form)pdf SCCS/1516/13 – 22 July 2013 – Revision of 22 April 2014

Anuncios

Comenta tus impresiones

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s